¿Por qué es mejor contratar a una empresa de desarrollo de software que a un autónomo?